EVOLUCIONANDO EN SOCIEDAD (¿Guiamos el camino de la sociedad o nos arrastra consigo?) PARTE I

En el escrito anterior (“El siguiente paso en la evolucion”) se habló básicamente de por qué los hombres en su actitud de pavoreales (bellos pero inútiles) están destinados a desaparecer en el olvido y las mujeres se van adaptando para vivir cada vez  mejor, sin el apoyo o sin depender del poder masculino: Sea dependencia de un esposo, de los hermanos, de un gobierno, de la religión, de alguna imagen dominante, del orden establecido y de los escalafones en los que la mujer siempre debía mostrar obediencia a alguien.

Pero no todos evolucionan hacia el mismo camino, en este momento el ser humano, consciente de su mortalidad, de sus defectos y virtudes, además de su deseo de tener siempre más (de todo), ha logrado dirigir su propia evolución, desarrollando las habilidades que considere más importantes y erradicando todo lo que se interponga en su camino. Para hacer este análisis hay que mantener en mente que somos esencialmente egoístas. El egoísmo es parte de nuestro instinto de supervivencia, todo eso de las consideraciones a los demás es un sentido de deber inculcado por la sociedad, pero muy en el fondo, siempre buscaremos nuestro propio bienestar (Eso me dijo Emilio Mira y Lopez).

Es muy claro ver las diferencias que puede alcanzar una persona dedicada al deporte y al trabajo físico, que una persona dedicada al estudio y el trabajo intelectual. Es obvio el contraste entre deportistas como fisicoculturistas, el hombre que levanta pesas o el jugador de football americano con un gimnasta o con una bailarina de ballet. Incluso el cuerpo que desarrolla una bailarina de ballet es muy diferente a quien practica danzas árabes. Parecerían especies diferentes. (Supongo que así surgieron los gorilas y los chimpancés, tan opuestos aunque tengan un origen común).

Todo depende de las cualidades que necesite cada persona. Estas son trabajadas y pulidas hasta que se desarrollan más que otras. Algunos necesitan agilidad, rapidez, ligereza, fuerza, coordinación etc. pero como no se puede tener todo, unas habilidades eliminan automáticamente a las otras. (Musculo que se ejercita crece, musculo que no se usa se pierde). Un hombre completamente musculoso no tendrá la agilidad de un gimnasta ni se aguantará con la puntita de los dedos de los pies como en el ballet. De la misma forma la bailarina de ballet no levantará pesas.

Esto no ha sido problema porque el humano, al vivir en sociedad, ha tenido siempre una mano de ayuda, los trabajos se dividen y cada quien se especializa en lo que mejor hace. Así dejamos los trabajos pesados a los rudos, la astronomía a los observadores, la filosofía a los sabios y nosotros explotamos las habilidades que otros no tienen para nuestro propio beneficio. Por ejemplo, yo pagaré a un dentista para me arregle un diente, porque es algo que no puedo hacer yo sola. También pagaré por unos zapatos, porque yo no sé cómo hacerlos, ni tengo el material, ni sé cómo conseguirlo.

Parecería que es un sistema perfecto. Si alguien sabe dibujar, debería poder sostenerse económicamente de sus cuadros, aunque no es así. Son realmente pocos los artistas que pueden vivir dignamente de esto. En cualquier lugar, en cualquier momento, hay un padre diciendo a su hijo “Como artista te morirás de hambre, estudia una carrera de verdad, como leyes o medicina, algo por lo que si te paguen”. Por cierto, en mi ciudad, año con año se gradúan cientos de abogados y doctores, cada vez hay más profesionistas y menos puestos de trabajo. Solo en mi cuadra hay 2 consultorios de dentista (y vaya que es una carrera demasiado difícil como para encontrarse con eso).

Entonces, ¿Qué es lo que pasa? ¿Por qué los productos son cada vez más caros, pero al mismo tiempo, el sueldo de los productores es cada vez más bajo? Si se necesita hacer un trabajo, siempre habrá alguien que lo haga mejor por un menor costo. ¿Por qué hay en la televisión tanta gente sin talento y los talentosos cantan en las calles? ¿Por qué es más bonita mi vecina que miss universo?¿Por qué encontramos en los grandes puestos los mismos apellidos, tengan o no la vocación para desempeñar trabajos tan importantes?¿Porque vemos personas estudiando o trabajando en áreas que no les gustan solo porque es tradición familiar o porque es lo que hizo su padre toda la vida?¿Por qué los hijos están obligados a seguir con el negocio de los padres?¿Por qué hay galerías de arte llenas de cuadros sin gracia y obras de arte en graffitis callejeros?

La sociedad que conocemos actualmente ha demostrado ser ineficiente y va en franca decadencia, porque tiene muchos errores. Vivimos en un mundo sobre poblado, la gente se ha tomado demasiado literal eso de “llenar la Tierra”. ¿Cuántos maestros se gradúan año con año?¿A cuántos alumnos puede enseñar un solo maestro?¿Cuantos años trabaja un maestro?¿Cuantos maestros hay por escuela? Es obvio que no alcanzan los lugares para tanto recién (y futuros) graduados. Obviamente habrá mucho profesionista desempleado.

Cada vez hay más familias, y estas necesitan más dinero. Antes se tenían 10 o 15 hijos, había una tasa de mortalidad infantil alta y casi nadie iba a la escuela, se vivía en pobreza. Ahora se tienen 2 o 3 hijos, se crían con más cuidados médicos pero se sigue viviendo en pobreza… ,(no diría que hay mas cuidados emocionales por que los índices de violencia infantil van en aumento)Antes se estudiaba primaria, así se crecía, se trabajaba y se sobrevivía, ahora se pide primaria, secundaria, preparatoria y universidad para tener -más o menos- oportunidades. Entonces, los hijos deben estudiar cada vez más, cuando antes trabajaban y apoyaban con los gastos. Quizás las mujeres han decidido irse a trabajar ellas para que los hijos puedan estudiar. Esa es una muestra de evolución: Adaptarse y mejorar para asegurar el bienestar futuro y la supervivencia propia o de la descendencia.

El hecho de que las mujeres puedan salir de su casa, trabajar, tener poder adquisitivo, dejar de depender, ser valoradas, escalar puestos, superar a otros… fue toda una revolución que ha cambiado totalmente la existencia del ser humano. Antes las mujeres debían educarse para ser buenas esposas, esa era su meta porque era la única meta. Ahora hay mucho que elegir: Trabajar o no, casarse hoy o mañana o nunca, divorciarse o volverse a casar, tener un hijo, 3, 10 o ninguno, ser hetero, lesbiana, no tener pareja, ser esposa, amante, ser monja, ser prostituta, ser empleada o jefa. Incluso creo que actualmente la mujer tiene más opciones que un hombre.

Los hombres debían trabajar duro, mantener a una familia, tener hijos, debían tener esposa, pero estar siempre inconformes con ella y necesitar de más mujeres, como fiel esclavo de su machismo, el hombre debía vivir sexualmente insatisfecho. Debía ser seco y frio con su pareja, aunque eso lo convirtiera en un pésimo amante, lo importante era que sus amigos no lo vieran “volando bajo” (es que luego el compadre se pone celoso). Era presa de la sociedad, debía mantener un buen estatus, ser bueno en los negocios, trabajar para mantener los hijos que tuviera, mantener amantes, y otros hijos, mantener sus vicios y apuestas, presumir de ser todo un conquistador, siempre fuerte, no podía derrumbarse, cansarse o pedir ayuda, debía ser insensible, honorable, inteligente, no podía cometer el mas mínimo error… Debía seguir un prototipo.

Todos tenemos un instinto de supervivencia, es lo que nos ha hecho evolucionar poco a poco, ese instinto es el que nos hace seguir prototipos, algún modelo que nos asegure el éxito, la vida, la salud, la longevidad, la descendencia y todas esas cosas que el hombre desea. El ser humano básicamente desea sobrevivir o no desaparecer. Dado que la muerte es inevitable (aunque hay muchos que luchan contra esto) solo nos quedan 2 cosas, vivir lo mejor posible mientras se puede o hacer de todo para ser recordado por la eternidad.

Entonces el ser humano se pregunta (consciente o inconscientemente) ¿Qué hay que hacer para lograr estas metas? Las leyes que nos rigen actualmente dicen que para vivir bien se necesitan solo 3 cosas: Salud, dinero y amor. Una lógica nos diría que obteniendo una se obtiene la otra, pero a la vez “No se puede tener todo en esta vida” Así que al tener una se pierde otra. La salud permite trabajar para ganar dinero, pero quien vive trabajando no tiene tiempo para disfrutar el amor. El dinero puede comprar algo de salud, pero no es infalible y puede ayudar a tener una buena vida al lado del amor, pero puede atraer personas falsas e interesadas. El amor da salud mental y espiritual, por lo tanto mejora el estado físico, pero tampoco es infalible. De la misma forma, muchas personas se pierden en el amor y descuidan su trabajo, dejan todo por la persona amada y tienen que cambiar una cosa por otra.

Eso significa que hay que elegir solo una opción y luchar por ella:

SALUD

Quien elige la salud deberá llevar un estilo de vida donde haga ejercicio, coma sanamente, no se estrese, pueda dormir bien…  Aunque implique grandes sacrificios: Como negarse a un manjar porque es grasoso o contiene demasiadas azucares, comer solo lo orgánico, leer etiquetas, medir calorías, llevar dietas estrictas, hacer ejercicio, quiera o no. Con todo esto ¿Cuándo se trabaja? El tiempo se va en hacer ejercicio y preparar la comida. ¿De qué se trabaja? Los puestos importantes o bien pagados están cargados de responsabilidades y estrés que es muy dañino para la salud y que nos desgastan y aceleran el envejecimiento ¿Cuánto dinero deja trabajar menos? La mayoría del dinero se va en la comida especial, gimnasio, vitaminas, doctores, estudios etc.

La salud da más vida para vivir con la persona amada, pero también hay que ser compatibles, por ejemplo, si ambos disfrutan correr cada mañana, el vegetarianismo y que uno cuente las calorías que hay en el platillo del otro, quizás la relación funcione…o quizás te pase lo mismo que a ese entrenador de gimnasio estricto y hitleriano cuya esposa le ha abandonado para fugarse con un risueño pastelero chaparrito, gordito y más dulce que un chocoflan… (Ahh que lecciones de vida da Malcolm). Polos opuestos se atraen.

También nos encontramos con personas que han dedicado su vida al deporte, que van a olimpiadas, rompen records, tienen trofeos, hacen cosas impresionantes… Aunque pasen crisis existenciales que los obliguen a usar drogas para cumplir las exigencias de sus entrenadores y del mundo. Otros terminan desgastándose las rodillas, sufriendo accidentes en sus prácticas que los dejan peor. Algunos viven para entrenar y renuncian a todo lo demás. Se obsesionan, enferman de anorexia o bulimia, se sienten usados, sienten que las responsabilidades los sobrepasa, las grandes empresas les ponen fecha de caducidad, son discriminados por la edad cuando aun son realmente jóvenes. De todas formas siempre habrá alguien mejor y más joven, alguien romperá cada record. Los equipos los ponen, los quitan y los mueven como si fueran objetos, cometen un error y son desechados como si no fueran seres humanos. Los critican duramente. Pocas veces les preguntan sobre sus gustos. Si son altos deben jugar basketball, si el padre jugaba tenis, el hijo debe jugar tenis, le guste o no, si es bueno para natación pero le gusta más la danza, el mundo elegirá natación por él.  Todos desean ser jugadores profesionales, aunque el costo es bastante alto y las posibilidades de lograrlo son muy bajas.

Ahora, la salud abarca el área física y el área emocional. ¿Cuántos pueden asegurar ser sanos en ambos campos? Se supone que hay practicas como el yoga que permiten tener paz interna y salud mental a través del ejercicio, pero todos nos hemos encontrado con esos yoguistas-vegetariano-pacifistas que se transforman en verdugos de la inquisición si te ven saboreando una hamburguesa con doble queso. En ese momento la paz interna se esfuma y se convierte en ira y odio, nos bombardean con reglas y cadenas, nos agreden y en nombre de nuestra salud, literalmente nos violentan. Al final los vemos hundidos entre reglas que les amargan la vida y los obligan a amargar a los demás, empezando por su familia (Para mí no hay peor violencia que negarle un dulce a un niño, eso amargaría a cualquiera por el resto de su vida)

¿Luchar por la salud realmente da felicidad? ¿Luchar por la salud asegura el dinero, el amor, la compañía, la fama eterna, la admiración de las masas? ¿Es más difícil llevar una vida esclavizantemente sana o soportar las enfermedades y las consecuencias de no cuidarse?

DINERO

Otra opción es tener dinero. Hay muchas formas de hacer dinero, para algunos es relativamente fácil, para otros es muy difícil, aunque opciones siempre hay. Como decía antes, los tiempos cambian, las mujeres casadas no trabajaban y creían tener el futuro asegurado, por esto hay mujeres que se dedican a “cazar” hombres adinerados para obtener esta seguridad, se esfuerzan y hacen de todo para lograrlo, se podría decir que trabajan… Entonces si es un trabajo, donde fingen amor y tienen sexo con alguien para obtener dinero con el cual vivir, podría ser llamado prostitución. Aunque darle hijos a alguien a cambio de dinero …….. Bueno, el punto es que tampoco es tan fácil como creen. Primero se debe ser joven (Este trabajo también tiene fecha de caducidad), todo señor adinerado que busca comprar esposa exigirá que sea joven, bonita, con buen cuerpo (lo importante es el sexo) que no le cause problemas, que sea sumisa, que a todo responsa un “si”, que sus amigos le envidien y el parezca ser todo un Cassanova. Debe vivir con  él, esto lo convierte en un trabajo de 24hrs. Sin vacaciones ni días de descanso. No se tiene hijos “del amor de tu vida”, si la esposa se enamora de alguien más, una infidelidad puede llevar un riesgo de muerte, riesgo de divorcio y perder todo lo trabajado o simplemente resignarse a no tener vida amorosa. La esposa debe soportar maltratos, infidelidades, exigencias y demás, porque depende totalmente de él. Eso sin contar tener sexo con alguien a quien no se ama, ni se desea y muy probablemente hasta cause repulsión y asco. A cambio de ser usada, de esos golpes y enfermedades venéreas hay un auto, ropa bonita y un apellido que le abrirá muchas puertas a sus hijos. El problema viene cuando se envejece, se pierde la figura, el otro se aburre, aparece alguien más joven, llega el divorcio o hasta la viudez inesperada.

Como sociedad hemos caído en un círculo vicioso donde se vive para trabajar en vez de trabajar para vivir. Entre más tienes, más deseas. Los trabajos escasean, los mercados se saturan. Compramos más de lo que necesitamos y nos impulsan a comprar más. Las personas se obsesionan, hacen lo que sea por dinero, matan de un balazo, matan lentamente con drogas, matan con indiferencia. Dañan a multitudes para no arriesgar su trabajo. Se comen unos a otros. Por dinero se habla falsedad y se callan atrocidades. Se pisa al de junto para subir un poco. Como dicen “El clavo que sobresale es el que recibe el golpe”. Vale más una moneda que la vida de alguien, que el futuro de un niño, que la esperanza, que la sociedad, que los “valores”. El dinero nos vuelve hipócritas, actores, mentirosos, insensibles, inhumanos. Creemos que todo se compra y queremos comprar amor, vida, salud, respeto. Le ponemos un precio a todo, hasta a nosotros mismos.

De los vicios, el dinero es el más peligroso, porque parece ser la respuesta a todos los problemas. Desgraciadamente el dinero es como la comida: necesario, debes consumirlo diariamente, si consumes de menos te hace daño, si consumes de más, también te hace daño. Todo el mundo se mueve con dinero. ¿Cómo encontrar ese delicado equilibrio de tener dinero para vivir bien pero sin hacerse adicto? El dinero siempre falta, para una cosa u otra, aunque es bien sabido que la mayoría de cosas que compramos, no las necesitábamos en realidad. Algunas personas viven con una decima parte de lo que vivimos nosotros y aun así sobreviven, otras gastan 10 veces más y no sobreviven.

Si no hay dinero no hay comida, escuela ni medicinas, no se cubren las necesidades básicas de uno ni de los seres queridos. Si hay demasiado hay secuestros (para uno o para los seres queridos también), robos, extorciones, paranoia y mucha mucha soledad. Unos se quejan de su jaula de oro, mientras otros ni techo tienen. Niños creciendo en la soledad de sus mansiones, donde son más cercanos a la sirvienta o al chofer que a sus padres. Niños creciendo en la soledad de su casa, con la abuela o la vecina mientras la mamá trabaja largas jornadas. Hay adolescentes hundidos en vicios por la desesperanza de no tener futuro, ni oportunidades. Hay adolescentes hundidos en vicios por sentirse abandonados o no deseados, hijos de matrimonios arreglados, en casas donde el interés económico sustituye al amor, padres que viven en su trabajo y llegan demasiado cansados como para convivir con su familia.

Si se necesita un transplante de corazón o se tiene un hijo enfermo que necesitará costosas operaciones, sería un útil tener dinero, aunque en realidad no necesites un corazón nuevo y tu doctor desee enfermarte para cobrar tratamientos, o que tu hijo no sepa lo que es jugar en el parque porque siempre tuviste miedo de que lo secuestraran. ¿Qué pasará cuando tu hija se case con un adinerado señor que le sea infiel y la maltrate pero  su poder le de inmunidad?¿Que pasará cuando alguien enamore a tus hijos para obtener tu dinero?¿Cuando se maten entre si por tu herencia?¿Qué pasará cuando des un mal paso y pierdas repentinamente todo tu dinero y tu familia acostumbrada a la buena vida no se pueda adaptar al cambio?

Es un hecho que las ventajas del dinero se revierten, un claro ejemplo es el de los restaurantes de super lujo que evaden impuestos y pagan sobornos a los inspectores. A estos restaurantes lujosos asisten todos los beneficiados por el sistema de corrupción, los cuales, lógicamente, nunca han entrado a las cocinas y pagan muchísimo por cada platillo, esperando excelencia…. Ahhh si supieran todas las barbaries que se ven en esas cocinas… la suciedad, los descuidos, los engaños, las montañas de basura, las comida putrefacta, ratas, cucarachas, utensilios en el piso, el molcajete de las salsas que atranca la puerta del estacionamiento… las uñas del que prepara las tortillas a mano… el agua verde en el tanque de cemento… el leproso preparando la crema de champiñón ahhh si supieran… y luego se burlan de los tacos de perro de la esquina… pero en fin, que cada quien disfrute su paraíso.

Muchas veces evito quejarme o remarcar estas cosas, aunque a veces simplemente no puedo callarme, como el otro día, vi una casa bastante lujosa, tenia departamentos de renta, varios pisos, antenas de televisión, autos y una gran barda electrificada que dividía con algo que no se si llamar casa o terreno… había un terreno irregular, lleno de hierba y un pequeño caminito, al final un jacalito, armado con pedazos de lamina, madera y cartón, niños jugando y corriendo entre la hierba. Se sentía la pobreza y las necesidades de ese hogar, contrastaba con el lujo y de la construcción al lado, que parecía presumir su estatus… mi mamá también lo vio y solo dijo “¿Cómo alguien puede dormir tranquilamente viendo las necesidades de esta casa?¿Cómo se puede ser vecino de esta familia y no mover un dedo para apoyarles?¿Qué clase de gente es capaz de hacer esto? Para colmo poner cerca eléctrica, casi casi están diciendo que esta humilde familia intenta asaltarlos” Entonces nos acercamos un poco más a la construcción lujosa y vimos un letrero que decía “Iglesia”

Entonces ¿El dinero da felicidad?¿Es el dinero un imán de personas falsas y un obstáculo para encontrar el amor sincero?¿El amor da salud?¿El dinero causa más bienes que males? ¿Para qué queremos –realmente- el dinero, para ayudar a los demás o para humillarlos? Porque el status es estar por encima de otros, pisarlos, eso ¿En que nos beneficia como individuos?

AMOR

Bueno, algo que nunca puede ser malo es el amor. El amor verdadero claro está. Hemos escuchado siempre que el amor duele, que el amor es sacrificio, que el amor es un dulce veneno etc. Yo tengo un lema: “Si duele, no es amor, es enfermedad” ¿Para qué querer a alguien que no te quiere o que ya te hizo daño? Eso es una obsesión, amar a alguien sobre uno mismo también es enfermedad, es falta de autoestima, va en contra de nuestra naturaleza (que es la de sobrevivir egoistamente) además significa una deformación de la realidad, sea agregarle cualidades al otro o agregarnos defectos a nosotros mismos. Si hablamos del amor sincero, puro, perfecto, seremos realmente felices. Si tenemos a nuestro lado alguien que nos apoya, seremos fuertes para mandar a volar a todo aquel que quiera ponernos el pie sobre la cabeza. Como le digo a mi mama “La estabilidad que encuentro en casa, me permite enfrentar el caos fuera de ella”. Cuando las necesidades de amor están llenas, no se necesita ganarse el cariño, atención o admiración de la gente. Si se tiene un amigo de verdad y llega otra persona y te dice “Haz X cosa o no te vuelvo a hablar, me perderas!!” pues la respuesta es “No necesito que me hables, ya tengo amigos, personas que me quieren”.

El problema con el amor es que es muy difícil saber quién nos ama realmente y quién no. Porque siempre vemos lo que queremos ver. Si alguien nos gusta y un día pasa sonriendo, ya sentimos que fue un coqueteo aunque haya sido un saludo cortés. Si alguien nos ama realmente pero no nos interesa, cada acción nos parecerá acoso y será molesta. Así vamos perdiendo amores reales y dejando el corazón con amores falsos. Vamos perdiendo tiempo valioso, sobreestimando o subestimando personas. A veces una mala elección de pareja cuesta muchísimo y las heridas que deja nos hacen dudar de la existencia del amor. Cada vez que hay una pareja feliz, no falta el que dice “El amor no existe ilusos!!” y a estas personas les vemos como amargados. Aunque poco a poco se generaliza esta idea de que el amor no existe, de que existe el sexo, el deseo, la costumbre, los gustos similares, se extingue la idea del príncipe azul, ya nadie quiere ser princesa.

El amor a la pareja ya no es el centro del mundo, ahora se ha dividido, de acuerdo a los gustos de cada quien. Está el amor al sexo, al dinero, al arte, a los hijos, a uno mismo, a las mascotas, a los viajes, a los deportes… Antes decían que la mujer realizada era la que se había casado con un buen  hombre y la mujer fracasada era la que se había divorciado. Ahora se habla de la satisfacción laboral, de la pasión por un hobbie, de la “no necesidad de una pareja”.

Está científicamente comprobado que una mujer sin sexo, puede transformar toda su libido en pasión por cualquier actividad y cualquier éxito en dicha actividad equivale a un orgasmo que puede llegar a sustituir totalmente la necesidad de una pareja. También el instinto maternal puede ser sustituido al cuidar de alguien más, sin necesidad de tener un hijo biológico, sea una pareja, un hijo adoptado,  un enfermo, un animalito indefenso, una persona de la tercera edad o cualquier acto altruista donde se cuide a otros, aunque sean unos completos extraños. Quizás de ahí el dicho de que la mujer puede transformar el sexo en amor y el hombre traduce el amor en sexo. La diferencia está en que el hombre está genéticamente programado para la supervivencia de sí mismo y de su descendencia, mientras la mujer está programada para la supervivencia de cualquier ser vivo.

(Aquí entra una teoría muy interesante que dice que la mujer si puede amar con amor jarocho a más de un hombre a la vez, mientras el hombre puede desear /pero no amar/ a más de una mujer a la vez)

Ahora, hay que hacer una diferencia entre el amor ideal y el amor real, el que vivimos día a día, el que hay entre dos simples mortales. Este amor es imperfecto, es una lucha eterna entre el egoísmo natural que todos tenemos y el bien a la otra persona. Siempre deseamos poseer al otro, que sea solo nuestro, de nadie más, el amor nunca se comparte y nos hierve la sangre con solo imaginarlo. Queremos que la persona nos ame de igual manera, que nos desee, que luche por nosotros, que lo demuestre, queremos amar para ser amados. Pero ¿y si uno ama y el otro no?¿Y si el amor se acaba de repente?

Estudios demuestran que cuando se está enamorado, el cerebro entra en actividad acelerada, tal y como cuando está estresado, por lo tanto no se puede estar realmente enamorado por más de 4 años o el cerebro explotaría. Esto explica la llamada crisis de los 3 años donde muchos matrimonios terminan. Si se supera esta crisis, la pareja entra en otra etapa, más por compromiso, normalmente hay hijos que criar, una casa que se debe terminar de pagar, una imagen de familia que presentar etc. Muchas parejas siguen hasta que llega la crisis de los 7 años. Para este punto seguramente ya hay una relación rota, especialmente si hubo sucesos imperdonables o irreparables como una infidelidad, muchos están en el punto de que no solo han dejado de amar, ahora la otra persona parece insoportable, cada gesto, cada comentario, las horas se hacen eternas…

Algunas parejas, después superan estas crisis a su manera, si han tomado la decisión de quedarse juntos, toman una actitud más de amistad o de compañeros de trabajo. El chiste es mantener el ritmo de vida, la estabilidad de los hijos, asegurarse un futuro, etc. Muchos temen que no haya quien les cuide cuando envejezcan, no quieren ser una carga para los hijos, no quieren estar solos, quieren tener una vejez tranquila sin nietos gritando y saltando por todas partes o bebes llorando en las noches.

Aquí el punto es que esto ya no es el amor pasional y fogoso con el que inician las relaciones. No se puede decir que la pasión se apaga completamente, pero si se distrae, como dije antes, la libido se puede transformar en otras cosas, se puede ocupar en los hijos, el trabajo, un hobbie o incluso otra persona y después volver a transformarse en deseo hacia la pareja. A veces se borra la línea entre el amor y la costumbre, la gratitud,  el amor a los hijos, e incluso el miedo, después de los años, la vida de uno con el otro se ha mezclado tanto que es difícil encontrar el “Yo” y es más fácil decir “nosotros”. Es más fácil decir “nosotros tenemos esta casa” aunque sea del otro o decir “Nosotros tenemos hijos” aunque el tiempo dedicado a cada hijo individualmente y en un ambiente de privacidad sea reprochable, mientras la pareja convive con ellos todo el tiempo.

Entonces el amor ¿es un sentimiento?¿Es una institución?¿Es apoyar o es un sistema de gobierno?¿El amor es eterno?¿El amor sincero se da solo entre extraños o solo cuando hay lazo sanguíneo?¿Es un deber o una necesidad?

Aquí entra la misma frase de arriba “El amor no existe” así decía un maestro, “El amor no existe, los sentimientos existen y en algún momento se pueden coordinar los sentimientos de dos personas, pero es natural que al siguiente minuto se ‘descoordinen’ Así que no busquen el amor en el aire, analicen los sentimientos que hay ahora en la otra persona” Así ya no suena tan amargado…. Incluso, tomando en cuenta que el amor dura 4 años, mi papá decía “Hay que dar el golpe rápido, pasos rápidos, uno tras otro, sin darle tiempo a que piense, porque si no, empiezan a medir peligros y se arrepienten”

Comments are closed.

%d bloggers like this: