Mi mama no es un dulce

Toda la vida mis amigos y conocidos me han dicho “Tu mamá es bien chiiiiiida ojala yo hubiera sido su hijo” Eso pasa por que solo conocen su lado amable, pero cada historia tiene al menos dos versiones. He aquí el lado oscuro de mi madre, que los hará pensar dos veces antes de decir que quieren ser su hijo:

*Mi mama disfruta de maltratar psicológicamente a mi perro, hoy en la mañana, nuestra perrita estaba plácidamente dormida en su camita cuando fue mi mama y le ladró (siii le ladró) a la pobre, la enana despertó toda sobresaltada, ladró al aire, intentó correr, chocó con la pared, rebotó, corrió, se le enredaron sus propias patas y rodó por toda la habitación. Ella estaba muerta de la risa y entre los ladridos y las risas acabó sin voz por el resto del día (eso es lo que yo llamo justicia divina).

*El vecino del piso de abajo es el típico “sex symbol” metrosexual y vanidoso, quien se arregla como muñequito a las 2 am y se baña en perfume, y eso lo sabemos porque casi casi se puede ver la nube de perfume entrando por nuestras ventanas. Al parecer es la situación perfecta para que mi mama lo moleste. “Casualmente” mi mama estaba en el patio (a las dos de la mañana?) cuando el chico iba saliendo y ella con su sonrisa y voz dulce le dijo “Muchachos como están? Ya te vas a talonear?”

*Mi mama le pone apodos a todo el mundo, tan maquiavélicamente elegidos, que cuando ves a la persona no puedes evitar reírte de él y quedar como la loca de la ciudad. Eso es matar dos pájaros de un tiro.

*Ella disfruta de jugar con la mente de la gente. Una vez, cuando yo era niña, fueron unos amigos a la casa. El plan era hacer tarea y después jugar el resto de la tarde, pero mi mama ya tenía la telaraña. Mientras hacíamos tarea ella dijo “Hija, los dejaré un momento solos, te encargo que cuides que el niño no haga travesuras” y todos se preguntaron “Cual niño?” y ella comenzó a contar una historia sobre un niño que había muerto en la casa y que no le gustaba que hubiera otros niños, que les hacia cosas y los asustaba. Dejó pasar un rato y cuando estábamos distraídos nos escondía cosas, hacia ruiditos etc. Etc. Etc. Incluso puso una pelotita de tal manera que se fue moviendo lentamente y en el momento menos pensado cayó solita y rebotó frente a nosotros, como si alguien la hubiera movido (para eso le sirvió estudiar física?). En cuanto terminamos la tarea, todos se despidieron rápidamente y dijeron “como puedes vivir en esa casa?” Creo que nunca más hubo visitas…

*Una vez en el supermercado, había una señora algo chismosita, que fingía estar viendo los productos pero en realidad estaba junto a mi mamá para poder escuchar nuestra conversación. Entonces mi mama colocó una graaan bolsa de aguacates (los cuales no tenían precio) y me dijo “Mira! Esta el kilo de aguacate a 6 pesos!!(En realidad estaba a $25)Que barato, llevaremos muchos muchos muchos!!” Inmediatamente vimos a la señora correr como loca hacia los aguacates, golpeando a todo el que se pusiera en su camino y llenando su carrito de aguacates.

*Otra cosa muy común en el supermercado es que si algún “inteligente” deja su carrito estacionado en doble fila, atravesado en la entrada, o estorbando a todo aquel que intente pasar, se va muy lejos y no se da cuenta de la molestia que causa… mi madre simplemente me pasa nuestro carrito y ya se lo que hará: Camina normalmente, toma cualquier cosa que se encuentre cerca, la echa al carrito que estorba y se va lejos, muy lejos, al pasillo mas olvidado de la tienda y ahí lo deja. Y como todo criminal regresa a la escena del delito, ella regresa al lugar donde estaba. Esto tiene como propósito que cuando el susodicho venga a buscar su carrito, se confunda, y es muy divertido ver su cara de “WTF??” La mayoría sigue la misma rutina, vienen con sus cositas distraídos, se paran frente a donde estaba su carrito, miran el piso vacío, ven hacia el fondo del pasillo, dan media vuelta, miran hacia el otro lado del pasillo, caminan hacia el siguiente pasillo, van de un lado al otro y siempre regresan a donde ellos recuerdan que lo dejaron. Entonces ven a mi mama que sigue ahí viendo las mismas cosas y le preguntan “No vio si deje mi carrito aquí?” y mi mama dice “Donde? Aquí? No creo, no creo que haya dejado su carrito a medio pasillo o si?”

*Esta es solo para el típico señor soltero (el cual es muy fácil de detectar) Deja su carrito a medio  pasillo y se va, para cuando regresa, está su carrito un poco mas adelante, con mi mamá a un lado, con las mismas cosas que él le dejo, pero mi mamá ya le agregó otras cosas como una blusita de Hello Kitty, un tinte para el cabello o simplemente un paquete gigante de toallas femeninas. Entonces el señor mira y piensa “Aquí dejé mi carrito, 3 de los productos que hay son iguales a los mios, pero los otros 3 no son, y esa señora está junto al carrito… ¿Será el mio?” Muchas veces hemos terminado de hacer las compras y el señor sigue buscando su carrito…

*Otro blanco fácil para mi madre son los inocentes niños. Hay cosas desde las más inocentes como cuando una niña va feliz en la calle presumiendo su vestidito nuevo, ella la mira, hace cara de sorpresa y dice “Woooooow que bonito vestido!! Mira ahí va una princesa con un vestido de princesa!! Pero también hay hasta las más maléficas, como una vez que había unos niños jugando en un patio, donde había piedras, plantas, un pedacito de selva de 2metros cuadrados. Mientras ellos jugaban tranquilamente sentaditos a un lado de las piedras, ella pasó y me dijo: “Viste esa serpiente!! Entre esas piedras se asomó la cabeza de una serpiente!!” Y entonces los niños comenzaron a correr y gritar “Voy por un algo para matarla… NO! Mejor no, podría atacarnos, mejor corramos!!!” ….

*Sin contar las veces que la vi esconder uno de los zapatos de mi papá mientras él se vestía, cuando se le había hecho tarde para salir al trabajo y todo era caos, él salía corriendo y gritando “no encuentro mi zapato!!” ella regresaba calladita y lo ponía a un lado de la cama y le decía “Pero si ahí está, enfrente de ti!!!” Hasta que mi papá comenzó a dudar de su propia cordura.

*Otra cosa que le hacía a mi papá era asustarlo, pero ahí probó una cucharada de su propia medicina, porque la reacción de mi papá cada vez que algo lo asusta es lanzar un puñetazo o empujar, dice que fue por el entrenamiento militar… Asi que los sustos no duraron mucho……….

*Uno de mis favoritos es cuando vamos en la calle y hay una madre violenta gritándole a su hijo pequeñito, entonces ella al caminar junto, deja salir frases como: “Luego se preguntan por que cuando esos niños crecen son violentos y golpean a su esposa””Luego se quejan de que son ancianos y el hijo no los quiere cuidar””Luego se quejan de que sus hijos no los quieren””¿Por qué la gente cree que sus hijos no tienen memoria?””¿Para eso tienen hijos?””Ni las serpientes golpean a sus crias””Si fuera mi vecina ya la hubiera denunciado al DIF para que le quitaran los hijos””Si por eso golpea a la niña ¿Cómo espera tener comunicación cuando su hija le diga que está embarazada y sola?” y mi favorita “¿Esa mujer no sabe que un padre debe amar a sus hijos y no golpearlos? ESTA MAL!! Nadie puede maltratar a un niño!!” Es increíble el efecto que tienen estas frases, especialmente en los niños. La primera reacción de los padres es dejar de golpearlos y quedarse perplejos, pero lo más impresionante es la reacción de los niños, dejan de llorar y se nota como su cerebrito empieza a trabajar rápidamente. Lo importante es que en la mente del niño entre la frase “Nadie puede maltratar a nadie”.

*Es muy divertido cuando mi mama se comporta como niña y yo como mamá. Ya tenemos una sincronía perfecta. Una vez estábamos en la tiendita de la esquina y habia un niño que estaba disfrutando de lo que parecían las papitas mas deliciosas del mundo, las cuales habia conseguido después de hacer un terrible berrinche a su papá, entonces mi mamá lo miró y comenzó este dialogo:

-Hija Hija, mira esas papitas, se ven muy ricas, yo quiero unas

-No mamá no puedes comer papitas ahora.

-¿Pero por qué no?

-Por que vamos a comer… COMIDA, no papitas, debes comer algo nutritivo

-Pero se me antojaron las papitas. Me las como después.

-Si claro, encuanto las tengas en tus manos te las comerás, yo lo se. Hoy no hay papitas y punto.

-Pero yoooo quiero papitassssssssssssssssssssssssssssss!!!!!!!

Entonces mi mamá comienzó a hacer un berrinche como el que hizo el niño y yo actué como el papá que estaba muy enojado. Entonces el niño nos miró muy confundido hasta que el papá regresé y se lo llevó. Lo mas gracioso fue cuando volteamos y la encargada de la tienda nos miraba aun mas confundida.

*A partir de ahí comenzamos a jugar con la mente de los adultos, especialmente en las dulcerías, creo que es bastante shockeante para los encargados ver esta situacion mientras hacemos fila en la caja:

-Hija Hija, y si llevas unos bombones?

-¿Por qué bombones?

-Por que te gustan los bombones = D

-A mi no me gustan los bombones, me gustan los chocolates… ¿Quieres bombones?

-Ehm… siiiiii.. Hija, hija, ¿Me compras unos bombones?

-¿Por qué no me dijiste antes? Ya estamos en la fila

-Por que apenas los vi y se me antojaron

 -Ok, ve corriendo por ellos…

Entonces ella se para a mi lado sonriendo a la cajera mientras yo pago… Era más gracioso cuando tenia 13 años

En conclusión, si ven a mi madre haciendo algo extraño, aunque parezca accidente, lo más seguro es que sea un acto premeditado con el fin de confundir, asustar y crear caos, aunque parezca ser algo bueno, tiene un fin maquiavélico!!!

Comments are closed.

%d bloggers like this: