Amamantar a tu bebe

 

lactante

Hace unos años los pediatras vieron con gran alarma cómo el hábito de dar de mamar se reducía en forma casi dramática. Una falsa creencia que igualaba la lactancia natural con la artificial, unida a las cargas laborales de la mujer confirmaron esta tendencia que en la actualidad ya empieza a corregirse. Hoy todas las madres informadas saben que la leche materna es el mejor sustento para su hijo. Si usted desea amamantar a su bebe debe vigilar que no se le dé formula sin supervisión.

 

Qué puede hacer

  • Busque un profesional de la salud para usted y su bebé que apoye la lactancia y le aconseje. Pregunte acerca de las clases en su zona, a su profesional de la salud, un asesor en lactancia (un experto en la lactancia materna), o a un educador del parto. Busque a alguien que haya disfrutado y tenido éxito con la lactancia. Pídale consejos e información.
  • Busque información antes de que el bebé nazca. Aprenda sobre la lactancia al leer y mirar videos. Su biblioteca local también puede tener buenos recursos.
  • Pregunte si el lugar en donde dará a luz apoya la lactancia. Dígale a las enfermeras en el hospital que usted desea amamantar a su bebé. No deje que le den fórmula a su bebé. Pida que su bebé esté en su habitación con usted mientras permanece en el hospital para que pueda amamantarlo cuando él quiera.
  • Pida ver al asesor en lactancia mientras está en el hospital para que la ayude a contestar cualquier pregunta que tenga.
  • Obtenga la ayuda y el apoyo de su pareja.
  • Si usted toma medicamentos, hable con su profesional de la salud acerca de su seguridad mientras amamanta a su bebé.

No hay mejor comienzo que una lactancia temprana (de ser posible en la primera media hora de vida del niño) para unir y reconfortar a ambos tras el estrés de parto. Al mismo tiempo, la succión del recién nacido libera hormonas que facilitan la expulsión de la placenta y la contracción del útero, con lo que disminuye el riesgo de hemorragias

 

En el área Emocional

El acto de amamantar no solo es la mejor manera de nutrir a su hijo durante sus primeros y muy importantes meses de vida; es también una experiencia de acercamiento con él y una forma única e insustituible de comunicación.

Quiero llamar la atención hacia un factor importante de la lactancia y es que nos permite fortalecer o perturbar la maduración neurológica en el niño lo cual incidirá en su organización conductual y su disposición para áreas de aprendizaje.

Por ello es bueno que mientras le va dando el pecho, vaya chequeando con él, cómo está, si se encuentra relajado, si succiona bien, si busca el pecho, si la mira o si se distrae. Amamantar no solo es dar alimento, es todo un ritual de armonía, es darte cuenta de las necesidades de tu bebé, es crear un espacio para el intercambio de miradas, caricias y mimos que ayudan a una mejor comunicación y un vínculo con tu hijo que se reflejara en su relación por el resto de la vida.

They slant when they walk....

Fortalece psicológicamente a ambas partes y más aun al bebe que capta mucha información de su nuevo mundo, el bebe necesita aprender que su mama está ahí para cuidarlo y dedicarle todo el tiempo del mundo con amor y serenidad. Por eso es muy importante que la madre este tranquila mientras amamanta, que no tenga discusiones, estrés o sentimientos negativos, si se encuentra en un mal momento debe aprender a “tragarse la pena” durante el momento que tiene al bebe en los brazos para no pasarle malos sentimientos ya que esto podría afectar la visión que el bebe tendrá del mundo en el futuro gravemente.

 

El efecto en la madre

El amamantar al bebe no solo ayuda a construir una relación entre madre e hijo. Así como refuerza la autoestima del bebe, refuerza la autoestima de la madre, ya que la llena de emociones bellas, intensas, que la hacen sentirse viva, liberan el estrés, destruyen cualquier vacio emocional y refuerzan la sensación de ser útil, productiva y capaz de dar amor incondicional y salud, puntos clave para evitar la depresión.  

Las investigaciones demuestran que el riesgo de sufrir cáncer de mama antes de la menopausia se reduce a la mitad. Amamantar protege también contra el cáncer de ovario.

Las madres que amamantan suelen adelgazar más fácilmente que las que alimentan a sus hijos con biberón. Un estudio reciente ha descubierto también que la tendencia común en las mujeres de acumular grasa en las caderas se reduce cuando ellas amamantan.

¿Por qué la lactancia refuerza el vínculo afectivo entre madre e hijo? Esto se produce a través de un sabio proceso biológico. Cuando el bebé mama, el cuerpo de la madre segrega hormonas que desempeñan un papel importante en el vínculo madre-hijo. Son la oxitocina y la prolactina. La oxitocina controla la bajada de la leche y se asocia con sentimientos de ternura y cariño. La prolactina es la responsable de la producción de leche y produce una sensación de calma.

Dar de mamar exclusivamente y a libre demanda inhibe, además, la ovulación, con lo que disminuye la incidencia de anemias puerperales y se dificulta en forma natural un nuevo embarazo, que sería lo menos recomendable en este momento (hay que aclarar que una mujer siempre tiene riesgo de quedar embarazada mientras amamanta, por eso sigue siendo necesario el uso de algún método anticonceptivo).

 

El papel del padre

El aporte de los padres en este momento de la lactancia es muy importante, porque es quien sostiene emocionalmente a la mamá, para que ella se sienta más tranquila y pueda dedicarse a su bebé. Los tres son importantes en este acto. Si una mujer tiene problemas con su pareja se ve reflejado hasta en el hecho de que ella sea incapaz de amamantar. Uno de los actos más importantes es que mientras la madre esta amamantando o tiene al bebe en sus brazos, el padre se acerque, mire al bebe fijamente a los ojos, lo acaricie, (primero al bebe) y después mire fijamente a la madre y la acaricie o la bese dulcemente. Esto hará un circulo de confianza y amor, será la manera de “decirle” al bebe que es una familia y quiénes son sus padres, que están ahí para amarle y cuidarle.

 

En el área física:

La leche materna es el mejor alimento para el bebé durante el primer año de vida. Debido a que es producida por la madre, la leche materna contiene las cantidades exactas de nutrientes que el bebe necesita y que no se pueden encontrar más que en ella, por eso son el alimento ideal para el bebe en esas primeras etapas de la vida que son las de mayor importancia. Ahí van las hormonas, enzimas, células y los anticuerpos hechos por la madre, así que la lactancia es una manera de despertar el sistema inmunológico de su bebe. Por ejemplo, la inmoglobulina, actúan impidiendo que bacterias y virus dañen la pared intestinal del bebé. La leche materna presenta, además, un pH más ácido que, al parecer, reduce el riesgo de desarrollo de gérmenes patógenos en la flora intestinal; esto explica la menor incidencia de diarreas que en esta etapa tan delicada pueden ser mortales.

Todos los bebés necesitan recibir suficiente vitamina D para ayudar a prevenir una enfermedad debilitante de los huesos llamada raquitismo. Los bebés alimentados con formulas necesitan hierro y gotas de multivitaminas que contengan vitamina D desde los primeros días de vida. Su cuerpo podrá producir mejor leche inmediatamente luego de dar a luz, puede intentarlo en el hospital.

Está demostrado también que los bebés alimentados en forma natural son menos propensos a contraer otitis y otras enfermedades más serias como la neumonía y la meningitis. Hay menos riesgo, asimismo, de sufrir el síndrome de muerte súbita infantil. Los bebés alimentados con leche materna tienen menos probabilidades de desarrollar obesidad en la niñez.

Las alergias a la comida son menos comunes y menos severas en chicos amamantados, y también se retrasa el desarrollo de dermatitis, especialmente en los que tienen historial de alergias. A largo plazo, son menos propensos a la diabetes insulinodependiente. Se ha descubierto que los que fueron amamantados seis meses o más son seis veces menos propensos a desarrollar linfomas.

Además de muchos otros beneficios: protección frente al virus del herpes, contra el sarampión o la polio, efectos sobre la regulación del metabolismo del colesterol y sobre la hipertensión arterial. Igualmente se afirma que la alimentación al pecho favorece una mejor adaptación de las mandíbulas y una formación más adecuada de las piezas dentales del niño. Y hasta existen algunos estudios que señalan que los chicos alimentados con lactancia materna son más inteligentes.

 

Efectos dañinos del biberón:

Es muy conocido que tiene efectos nocivos sobre desarrollo mandibular, osteomuscular, cuerdas vocales etc. Todos estos problemas están conectados y llevan a toda una cadena de efectos secundarios que afectaran su niño por toda su vida:

Los biberones hacen que el bebé se acostumbre a respirar por la boca, alterando así la producción de los sonidos. Eso ocurre porque el bebé que mama en el pecho desarrolla la musculatura responsable por los movimientos de succión, deglutinación y respiración. Los que usan el biberón no necesitan hacer tanto esfuerzo para chupar la leche. Para una correcta articulación de los fonemas, es necesario que el niño tenga una boca normal, es decir, con los dientes bien encajados, sin maloclusión (los dientes inferiores no se corresponden con sus respectivos superiores al cerrar la boca).

El deterioro dental (la caries), causado por el uso del biberón es uno de los problemas más frecuentes en los niños menores de tres años. Además de que el biberón puede provocarle mal posiciones futuras, el líquido puede irle destruyendo los dientes en sus dos primeros años de vida. A este problema se le llama “caries de biberón” y se produce por el uso excesivo del biberón lleno de leche, refresco, jugo y líquidos con miel o azúcar. Este mal le puede ocurrir incluso a aquellos niños que se les da el biberón sólo para conciliar el sueño, pues el alto contenido de azúcar que tiene la leche queda en la boca del bebé durante toda la noche, causándole caries.

Mientras más frecuente sea esta práctica, mayor puede que sea el daño. Está demostrado que después del año de edad, los niños no deben necesitar del biberón o vasos entrenadores en absoluto, de hecho ellos deben poder pasar directo al vaso normal.

El biberón está directamente relacionado con el hipo. Muchos bebes son intolerantes a las proteínas de las formulas y les puede causar desde cólicos hasta reacciones alérgicas que ponen en riesgo su vida. El biberón fomenta la obesidad ya que normalmente la madre no está vigilando las cantidades que el bebe consume mientras duerme con él. También se han encontrado terribles casos de biberón hechos con materiales tóxicos que ha puesto en peligro miles de vidas.

 

Conclusión:

El hecho de amamantar a nuestro hijo desde el momento que nace es una manera de iniciar la relación con armonía. Es básico en su formación, indispensable e insustituible. Debemos mantener en mente que en el momento que decidimos traer este bebe al mundo, nos responsabilizamos por él en un 100% y parte de su bienestar y una de sus necesidades básicas es ser amamantado con amor. En toda la historia de la vida se ha conocido la importancia de amamantar a nuestros hijos, de ahí el dicho “A ti no te quisieron amamantar de bebé” cuando una persona es inestable, insegura, con problemas para relacionarse o está emocionalmente dañado.

Un bebe debe ser amamantado, la única razón valida para no hacerlo es que la madre tenga problemas físicos que pongan en peligro su salud.

Recuerde – la lactancia es una destreza natural, el deseo de amamantar a tu bebe es parte del llamado “instinto materno”, muchas mujeres carecen de esta característica, pero también puede ser una destreza aprendida. Sea paciente y dese a usted y a su bebé tiempo para dominar esta habilidad.

Lo mejor es informarse desde el embarazo, preguntar a doctores y mujeres con más experiencia que nosotros, a psicólogos y pediatras y tener siempre en mente que la prioridad es la salud tanto física como emocional del bebe a corto y largo plazo.

Piense bien qué camino desea elegir ya que si usted comienza a amamantar y decide parar, puede cambiar a fórmula. Pero, una vez usted cambie a fórmula le será mucho más difícil y hasta imposible cambiar a la leche materna más tarde.

 

Tip: Tenga cuidado de no quedarse dormida cuando lacte a su bebé. Esto puede aumentar el riesgo de asfixia para su bebé.

Comments are closed.

%d bloggers like this: