Como encontrar una pareja compatible

El escrito de hoy es sobre uno de esos temas que nadie habla, que nadie sabe y que cada vez es más urgente de conocer. Primero, quiero aclarar que, contrario a la mayoría de los temas sobre los que escribo, en este no tengo conocimiento tan profundo, ni bases tan científicas y la información aquí planteada es sobre lo que me han contado, por lo tanto no me consta que todo sea real y si alguien tiene información más correcta, por favor háganmelo saber. Yo solo quiero poner el tema sobre la mesa… No podemos seguir fingiendo que no existe.

Muchas personas se quejan de lo difícil que es encontrar pareja, o mejor dicho “un buen partido”. Vemos un error muy común de personas que creen que en un antro encontrarán a un caballero o príncipe de cuentos de hadas y un poco de tiempo después se quejan de que no es lo que esperaban. Seamos realistas, es ridículo “ligarse” a un hombre en un antro, ambos bajo el efecto del alcohol y meses después quejarse diciendo “Es que es un borracho”. También es ridículo tener sexo con un desconocido, sin saber si tiene pareja, novia, esposa, hijos, si es de esa ciudad o visitante y después quejarse porque “Es un mujeriego, tan infiel, quiere tener sexo con cada mujer que se encuentra”.

Entonces llegamos a la conclusión de que debe haber una coherencia entre lo que buscamos y donde lo buscamos. Si eres una persona que gusta de leer tranquilamente en un café bajo un ambiente de música clásica, no buscarás una pareja que ocupe la mayor parte de su tiempo en deportes extremos y viceversa. Como dicen por ahí “No busques un santo si no deseas ser una monja”. Normalmente el problema se resuelve fácil. La persona que guste de leer, visitará bibliotecas donde encontrará personas que comparten sus gustos. Si le gusta el baile y asiste a clases de danza, encontrará personas que también disfrutan hacerlo. Si le gustan los animales y asiste a la facultad de veterinaria, encontrará personas que desean dedicarse a lo mismo. Así cada quien busca similares, que hablen el mismo idioma, con las mismas visiones.

Esto es relativamente fácil, puede ser tan sencillo como llegar el primer día de clases y ver cuando le has gustado a un chico, acercarte a platicar con él y comenzar una amistad donde se verá si hay algo más que química, si son compatibles.

¿A dónde voy con tanta palabrería? Al planteamiento de la misma situación, con un pequeño cambio:

¿Cómo aplicar este sistema siendo homosexual?¿Cómo aplicarlo siendo bisexual?¿Cómo explicarse a alguien que se es transgenero o hermafrodita?¿Cómo explicarle a alguien que se es asexual o pansexual?

Vivimos en una sociedad que aun no deja ver a las personas tal y como son. Quien llega a un lugar con un comportamiento que claramente deja ver su inclinación sexual, está destinado a recibir ataques por eso. Claro, hay muchos que no les importa esto, que no están dispuestos a ocultarse y que incluso piensan que solo así se creará un ambiente de tolerancia. Aunque por otro lado, hay muchos que prefieren vivir “en el closet” o al menos disimular sus preferencias, porque el mundo de por sí ya es difícil como para recibir más discriminación.

Entonces suceden este tipo de situaciones: Nos encontramos con un chico A, “Mario”, que se declara como gay en cualquier lugar y frente a cualquier persona y tenemos un chico “Juan”, que es gay, se ha aceptado como tal, pero no desea que las demás personas lo sepan, por miedo a que esto tenga efectos contraproducentes en su vida. Estas son dos personas que quizás podrían ser una pareja, pero se enfrentan a una situación bastante compleja. Suponiendo que a Mario le ha gustado Juan, pero Juan parece ser 100% heterosexual, entonces acercarse, podría resultarle molesto. A Juan también le ha gustado Mario, pero el que ambos sean gay no significa que haya química, porque Mario lo ha mirado.

Además Juan está dispuesto a mantenerse “en el closet” por el momento y tener un acercamiento con alguien declaradamente gay, podría levantar sospechas. Entonces suponiendo que si Mario, ha decidido acercarse al Juan, Juan lo rechazará tajantemente frente a las demás personas, quizás hasta de manera grosera. Entonces Mario se sentirá rechazado, se quedará con la idea de que Juan es heterosexual o quizás hasta se vea afectada su autoestima, sintiéndose feo, o poco agradable. Ambos con una sensación de frustración, solos y con la idea de que es muy difícil encontrar una pareja.

El problema puede ser el hecho de estar rodeados de un ambiente “heterosexual” donde ellos son observados con lupa. Pero qué pasaría si estuvieran en un ambiente homosexual o por lo menos tolerante, en un ambiente “seguro” donde lo que pase ahí no llegará, por ejemplo, a los oídos de los padres de Juan. Seguramente la situación hubiera sido diferente.

De nuevo, la respuesta parece ser fácil, “Solo hay que cambiar el entorno. Convivir en un ambiente tolerante” pero… ¿Dónde se encuentra éste ambiente? Las opciones son escasas. La más común son los antros gay. Esto nos lleva a la primera conclusión: En los antros se encuentran personas consumiendo alcohol, en busca de sexo casual, irresponsables, violentos, etc. Es muy difícil entablar una conversación profunda, es aun más difícil no dejarse llevar por los bailes sensuales o por el hecho de que los sentidos están dirigidos hacia un tema específico: el deseo sexual. ¿Cómo analizaremos las cualidades y defectos de una persona si nuestro cerebro está adormecido por el alcohol?

Entonces, quien sale del antro solo, sin pareja, está enfrentándose al rechazo, sea por no seguir “el ritmo de la fiesta”, por no aceptar el sexo casual e impersonal como modo de vida, por no ser atrayente al tipo de personas que allí asisten, por no aceptar tener sexo con una persona que le “compró” con una bebida que cuesta unos centavos, o simplemente porque sus amigos ya están en algún hotel y literalmente le han abandonado en el lugar. Esto no es algo deseable, para nadie.

Aquí encontramos a una persona que al parecer, no cuadra en la sociedad, una pieza que no embona en este rompecabezas. ¿Qué camino se debe seguir? Solo parece haber dos opciones:

 Una es bajar sus estándares, sus expectativas y resignarse a satisfacer sus necesidades puramente carnales y ahogar sus necesidades emocionales, su deseo de tener una pareja estable, de ser amado, cuidado, protegido y comprendido por alguien más que los padres (o simplemente por alguien…?). Lo cual tarde o temprano cobrará su factura con depresión, vicios, soledad, enfermedades y muchas otras cosas indeseables.

La otra opción es alejarse de todo lo que considere mala influencia, (fiestas, antros, ciertos amigos, etc.) Resignarse a llevar una vida de celibato. Dedicarse solo a trabajar y/o estudiar. Sin pareja, sin buscar una relación. Tendrá que reprimir tanto sus deseos carnales como emocionales, tendrá que sustituir sus necesidades de amor con una mascota, saturándose con trabajo (que no deje tiempo libre para sentirse solo), con amistades que no tengan ni idea de lo que pasa, con la familia y con todos esos “extras” que también dan felicidad.

Otro efecto es que cuando se llega a formar una pareja, tienden a caer en los celos, en el dominio excesivo y en acciones que hacen sentir al otro asfixiado, por el temor a perder a esa pareja y a empezar de nuevo el difícil camino de encontrar una nueva.

Cualquiera de las opciones parece injusta, para todos los involucrados. Debe haber otra opción.

Bueno, me di un tiempo para buscar, preguntar e investigar. He aquí las opciones que me dieron:

1.- No tener miedo a ser rechazado. Si alguien te gusta, acércate y si eres aceptado bien y si no también, solo sigues con tu vida y vuelves a intentar hasta que aciertes y encuentres a alguien que te acepte.

El problema es que si se acercan a una persona heterosexual o que no le interesa, puedes recibir un rechazo grosero y traumatizante, o al contrario, hacer sentir mal a la otra persona. Nadie quiere molestar siendo un acosador ni verse como “urgido”.

2.-Buscar a una persona que te guste y convivir con ella, mostrarle lo mejor de ti y realmente seducirla y enamorarla, hasta que no pueda decir que no.

Esto también suena algo acosador, necesita involucrar mucho tiempo, esfuerzo y sentimientos. Que pueden terminar en la ruptura de una buena amistad, en problemas, en hacer sentir mal al otro, en una pérdida de tiempo. También está el hecho de que los amores forzados nunca terminan bien.

3.-Quedarse esperando a que alguien más de el paso y se acerque…

Aunque se corre el riesgo de que se te vaya la vida en la espera…

De todas las opciones, encontré una muy buena, creo yo la mejor:

Hay lugares de reunión y de ayuda para personas que están en el proceso de aceptarse como realmente son. Que asisten para recibir ayuda psicológica, escuchar a otros que han pasado por lo mismo y conocer más gente que no le ven como “bicho raro”. Estos centros también ayudan a los padres de estos jóvenes. Se les puede invitar, para que hablen claramente con los padres de otros jóvenes, para que escuchen realmente lo que sienten sus hijos, para sensibilizarlos y abrirles los ojos a una realidad que quizás no desean ver.

Estas reuniones se hacen en un ambiente de comprensión y de conocimiento mutuo, por lo tanto, ni están centrados en el sexo, ni en un ambiente de vicios, con personas que buscan apoyo y en quien confiar, donde las máscaras se quitan y todos se llegan a conocer muy bien entre sí.  Estos grupos tienen actividades, donde van a las galerías de arte, a centros recreativos, salen a comer, al cine, etc. A veces con familiares, a veces solo jóvenes. La intención es que puedan convivir en un ambiente de tolerancia, de reconocimiento y mas “sano” por llamarlo así. Aquí cada quien puede hablar de sus gustos, de sus ideologías, de sus anhelos, sus sueños. Hasta encontrarse con  personas compatibles y se van formando lazos de amistades más cercanas y parejas.

Teóricamente, parece una muy buena idea. En la práctica, no me consta nada, no estoy en situación de opinar. Entonces dejo este espacio abierto como una opción más a probar, después cada quien hará su juicio, verá si para su situación única y especifica le funciona o no, la desechara, la usara, la corregirá o la dejará para después. Pero lo importante es:

Entre más opciones haya… mejor.

Me gustaría poder poner las direcciones de estos grupos en México o en los estados como he hecho con el tema de la adopción, pero por el momento no cuento con ninguno. Disculpen el fail -.-


Jovenes rebelandose ante la persona con un cartel que dice: ” Arrepiéntanse : Fornicadores, Homosexuales, Mentirosos, Ladrones, Masturbadores, Partidarios de Obama, Budistas, Bailarines <Sucios> , Hindúes , Raperos, Musulmanes, Borrachos, Feministas, Mujeres inmodestas. Demócratas, Liberales, Evolucionistas, Ateos, ? , Sodomitas . EL INFIERNO LOS ESPERA “

Comments are closed.

Follow

Get every new post delivered to your Inbox.

%d bloggers like this: